Cada historia tiene su sonido.

En esta campaña de la empresa brasileña Voicez, que se dedica a producir música y sonidos para publicidad, se mezcla el uso de los códigos QR en publicidad impresa con la importancia que la ambientación sonora y musical tiene en el acabado final de las producciones audiovisuales.